Los ponchos del bar…